Archivo de la categoría: Maternidad

La vida en fotos

Siempre he sido la amiga que no se olvida la cámara, la pesada que saca 200 fotos, la que se gastaba la paga cuando no existía la fotografía digital en revelar los carretes de 36 fotografías. Mi mejor regalo de comunión fue mi primera cámara, regalo de mis nopadrinos (porque son los de mi hermano pero siempre me los he agenciado), que costaba el pastizal de 15.000 ptas y que cuidé como oro en paño durante casi toda mi niñez y parte de la primera adolescencia.

Antes de nacer Martín cambiamos de cámara a una mejor y me hice un curso de fotografía, soy la loca de las fotos, me parecen una manera maravillosa de recordar momentos de una manera mucho más vívida y personal.

Soy la loca de las fotos que apenas sale en las fotos, y desde que soy mamá menos aún, nunca me ha importado suficiente pero realmente quiero que Martín pueda recordarme como soy ahora (aunque a mí me horrorice ver como me hago mayor), así que he decidido que de vez en cuando voy a recurrir a los profesionales para salir todos en las fotos, para tener unos recuerdos bonitos y duraderos.

Porque además está claro que no depende sólo de tener una buena cámara, depende en gran medida de quien está detrás, y tener además unas buenas fotos como recuerdo es lo más de lo más. Las redes sociales me han hecho conocer trabajos de fotografía infantil realmente preciosos.

Martin-250B1

Hace tiempo que conocí a Eva Gascon de Fotodetalle en Instagram, y enseguida me conquistaron sus fotos, además de caerme bien de forma personal.

Martin-242B2

Llevaba tiempo deseando encontrar un hueco para que nos hiciera una sesión, y por fin, a principios de otoño pudimos cuadrarlo, con el miedo de que no hiciera un buen día, pero nada más lejos de la realidad gracias al estupendo veroño que tuvimos el año pasado.

El lugar, El Retiro, a mí me encanta y Eva lo conoce al dedillo, y yo sabía que Martín lo iba a disfrutar de verdad.

Martin-258

Fue una mañana estupenda, no sólo porque las fotos quedaron espectaculares, sino porque Eva sabe estar ahí, tanto animando para una foto dinámica como de repente en la sombra como si estuviéramos solos y de ese modo, nosotros que ninguno somos de posar demasiado, hasta nos relajamos y salimos medianamente bien.

Martin-202B1

Las fotos, una pasada de bonitas y un bonito recuerdo para Martín, uno de esos para toda la vida, os dejo una pequeña muestra de ellas…

En la lista de deseos para mi próximo embarazo queda una sesión del parto con Eva, que ha traído al mundo un nuevo proyecto de fotografía en el que se centra en los vínculos y que no puede gustarme más.

Martin-139B

Gracias Eva por la mañana especial que nos hiciste pasar y por estar ahí para inmortalizar un pedacito de nuestra vida.

Incertidumbre maternal

Acabo de levantar los más que seguros 13 kilos de mi no tan bebé (o eso creía) de la misma postura en la que se dormía cuando tenía días o pocos meses, justo encima de mí, para escribir esto después de pasarme un buen rato disfrutando de tenerlo dormido encima como mi bebé otra vez.

Lo he tenido que dormir con una nana y llevando el ritmo dándole palmaditas en el culete como hace más de año y medio que no hacía; y no porque crea en Estivil ni en ninguno de esos chalados sin corazón, sino porque Martín pasó de ser un bebé que sólo se dormía en brazos y con cánticos de sirena a no querer brazos ni de casualidad, básicamente porque dormir para él jamás ha sido una prioridad y sabía que la nana y el movimiento significaban pasar al país de los sueños…

Pero hoy algo le atormentaba, posiblemente lo mismo que a mí; ha tardado exactamente dos horas en conciliar el sueño, primero lo intentó él sólo, luego me llamó y a su manera me pidió que le ayudara… Yo también estaba atormentada y necesitaba estar a su lado…
Le canté, me inventé varios cuentos, lo acaricié, lo acuné… y por fin, después de mucho tiempo, hicimos las paces y durmió tranquilo…

El fin de semana ha sido intenso; Martín está en la época del NO absoluto y cuando digo absoluto es efectivamente absoluto. De primeras el NO es siempre la respuesta elegida. Además de eso, está probando límites y retando a ver hasta dónde puede llegar.

Hace tiempo que supe que con este niño tendría que tener paciencia, porque se parece demasiado a mí, es igual de cabezón, e igual de pesado e insistente que su padre, mala combinación cuando se trata de poner a prueba los nervios de unos padres, buena para el resto de la vida… así que me lo tomo con paciencia… pero después de 10 ó 15 vasos derramados adrede, 3000 piezas de juguetes desperdigados como 6 veces por el salón, un lío de campeonato en la peluquería, varias batallas campales para vestirlo, para bañarlo y para limpiarle su “caqui” (así le llama ahora, cosa que me da bastante repelús también) una pierde un poco la esperanza de que lo esté haciendo bien…

Y sé que mañana o pasado o en un mes, lo veré de otro modo, pero hay días en los que aunque no pierdas los nervios, la incertidumbre de saber si lo estás haciendo de la manera adecuada te va devorando por dentro, y como escribía antes de dormir a mi recién descubierto bebé, a veces me encantaría que alguien pudiera asegurarme cuando las cosas se ponen feas o cuando estás tremendamente cansada que lo estás haciendo bien como madre, como cuando estabas en el cole haciendo un problema y no estabas del todo segura de estarlo haciendo bien, mirabas con ojitos de cordero degollado al profesor que se paseaba entre las filas de pupitres y él se acercaba como si nada, miraba el ejercicio de reojo y te tocaba el hombro dándote dos palmaditas en señal de que ibas por buen camino.

Pero señores y señoras, creces y te das cuenta de que todo es una trampa, que nadie va a estar ahí para asegurarte que estás acertando en el ejercicio más difícil, más importante, más humano, más real y más eterno de tu vida: LA MATERNIDAD.

Ni rosa ni azul

Álvaro nació en julio, es el sobrino de mi compañera de trabajo y he tardado más de lo que hubiera querido en hacerle este babero, pero es que a mi las 24 horas del día no me alcanzan a nada desde que tengo a Martín.

IMG_4222

El caso es que “más vale tarde que nunca” y POR FIN lo he terminado, no sin la imprescindible ayuda de Nataliya que cosió a máquina todo el bies con ese motivo tan sensacional, no me atreví a coserlo yo porque puse tela de toalla, que es bastante gordita para que el babero sea útil además de bonito y mis conocimientos y destrezas con la máquina de coser en temas compliados son muy deficientes todavía.

IMG_4227

Cuando pregunté si querían un estilo clásico Eva me dijo: “Mi cuñado no es nada clásico” así que aproveché esas palabras para dejar el estilo “bebecursiaunquenoporesomenosbonito” para otras ocasiones en las que los progenitores sean más pomposos y le enseñé esta tela de circo que a mi, personalmente me tiene enamorada!

La compré hace meses en un Mercado de Motores a  las chicas de La Retalera.

IMG_4229

Cuando me fuí a comprar el hilo para bordar me di cuenta de que el color que le venía bien era un morado, ¿morado para un niño? ¿por qué no?

Arriesgué y sólo espero que el resultado le guste a sus papis, y a la tía, que es la que regala tanto como a mi.

Y a vosotros ¿os gusta?

 

Una canastilla para Mario

El nacimiento de un bebé siempre trae alegría, si es de la familia mucha más y si es el hijo de una de tus mejores amigas es, como si fuera de la familia…

Conocí a Rebeca hace muchos años, no los pienso contar, pero para que os hagáis a la idea era el primer día de curso de 3º de EGB: sí, yo fui a EGB, así que echad cuentas y alucinad.

Desde entonces somos amigas y eso que posiblemente llevemos más años alejadas que viviendo en un mismo lugar, pero es que es verdad eso de que las amigas de verdad son para siempre. IMG_3508

Cuando me dijo que estaba embarazada grité literalmente de alegría y el día que Mario llegó al mundo hubiera hecho casi cualquier cosa por cruzarme la península y darles un abrazo, pero a veces las cosas se tuercen y no siempre se puede estar donde uno quiere estar.

IMG_3518

Llegó un poco antes de lo esperado y me pilló con su body a medio bordar, así que tuve que poner el turbo y terminarlo a todo correr pensando que podría verlos antes. Bordé todo el nombre con punto francés y lo uní al body con un festón que aunque parece de hilo blanco es un azul celeste muy clarito y natural.

IMG_3521

Al final las cosas se han ido torciendo y he claudicado a enviárselo por correo antes de que se le quede pequeño…

IMG_3509
Con una caja de fruta de tamaño pequeño, hice la base de la canastilla, la pinté con Chalk Paint Annie Sloan y le puse también su nombre en blanco y la lijé un poco para darle un toque más vintage… le di una capa de cera clara y voilá, a mí me encantó el resultado final.

IMG_3527

Metí unas cuantas cosas más incluida una M de madera, ya que me chiflan las letras para decorar habitaciones y lo envolví con mucho cuidado y mucho corazón para meterlo en una caja camino a Galicia esperando que a sus padres les guste aunque sólo sea la mitad de lo que a mí me ha gustado prepararlo.

IMG_3534

Tardaremos aun unos cuantos días en conocer al pequeño Mario, pero seguro seguro que va a ser muy especial.

¿Os gusta mi regalo?

Esparcimiento maternal

Leyendo el post de mi compañera de profesión El gallinero de Miss Marple me viene al pelo contaros lo que venía a contaros.

Esparcimiento.

Nuestra mente necesita esparcimiento.

El otro día también leí en un artículo que me enviaba mi amiga Elena (que está preocupada por mis idas de olla antes impensables en mi ser prematernal) que el cerebro de las mujeres embarazadas disminuye de tamaño durante esa época tan revolucionaria en hormonas y kilos de nuestra vida, lo que puede explicar el despiste que tienen algunas mujeres en situación de buena esperanza, pero que el tamaño se recupera a los 6 meses del alumbramiento y no sólo eso, sino que nos volvemos más creativas y con muchísimas más capacidades.

En mi caso, yo no me noté más despistada durante el embarazo, si cabe podría ser que más pasota lo que me convirtió en más feliz en muchos aspectos de la vida, y por el contrario, después del parto cada vez tengo más despistes, pero cada día que va pasando me doy cuenta de que no es por eso que todas hemos dicho de que “he perdido neuronas en el parto” sino todo lo contrario, que las que tengo pluriempleadas y trabajando más que nunca.

Si no fuera poco con el shock socio/personal/familiar/laboral que supone la llegada de un bebé a nuestras vidas, el parto trae consigo una serie de intereses que antes no sabías ni que existían y si lo sabías te daban igual no, menos que igual.

Muchos blogs de madres empiezan contándote que al nacer sus hijos sintieron tal o cual impulso por escribir, pintar, bordar, coser, fotografiar…
Lo que me lleva a pensar que lo que leí el otro día es totalmente cierto, porque si no lo contrario sería masoquismo, justo cuando menos tiempo tenemos más necesitamos sacar para nuestro ocio y nuestro esparcimiento personal.

Para mí, desde que Martín tenía aproximadamente 9 meses y hasta ahora, dos años después de que naciera, es necesario tener un rato para mí, para descubrir algo nuevo y airearme de mi casa, de mi maternidad y conectar con mis emociones ya sea mediante un hilo y una aguja, pintando cajas de fruta con chalkpaint o escribir un post, y sobretodo, sea lo que sea, que sea en soledad.

Es sano y reparador y es nutrirnos para nutrir.
No se puede enseñar a alguien a ser creativo, independiente, crítico y observador si nosotras no nos damos la oportunidad de serlo. Y los niños pueden quedarse con sus padres, con las abuelas o con la vecina si es de tu confianza mientras tu sacas pecho y te oxigenas a base de bien para seguir adelante y ser la mejor madre, una con hobbies, con inquietudes y con interés por algo más que no sea la pura maternidad.

Y que nadie os haga sentir culpables, ni con caras de perro abandonado como dice Miss Marple, ni con comentarios machistas venidos de mujeres que por desgracia vivieron en una época donde esto no estaba nada bien visto.

Tú y tu pareja necesitáis momentos de soledad, de intimidad y de disfrute exclusivamente personal.

Al hilo de esto, os cuento que ayer fui a un curso de bordado tipográfico de Yolanda Andrés y lo pasé requetebién, además de aprender mucho, que también cuenta, disfruté y crecí un poquito más para mi.

image(29)
Además tuvimos la suerte de que viniera a visitarnos el gran José María Passalacqua, y nos hiciera esta obra de arte para que la podamos bordar nuestro nombre con esa caligrafía maravillosa.

image(28)

Y me volví más feliz que unas castañuelas a mi casa donde me esperaba mi retoño que corrió a la velocidad de la luz al oír la llave en la puerta y mi querido esposo que se había quedado ejerciendo de iPapa el día de su cumpleaños después de que Martín y yo le hubiéramos cantado en “Cumpleaños feliz” alrededor de 300 veces.

image(30)

Así que, amigas, buscad vuestra pasión, aprovechad el creativo momento postparto para encontrar el camino a vuestro crecimiento personal y en soledad.

Aprendemos jugando: Number flash cards

En la primera entrada de Los libros de Martín os hablaba de “La pequeña oruga glotona”.

A Martín le ha encantado y la verdad es que a mi también. En la Bebeteca de Retiro descubrimos otro libro del mismo autor, Eric Carle, “La mariquita gruñona” y también nos encantó. Las ilustraciones son tan originales que son inconfundibles, su forma de ilustrar es maravillosa y muy fuera de lo común.

En castellano tenéis todos sus títulos en la editorial Kokinos, que además edita otras muchas joyas de la literatura infantil.

IMG_3340

Pues resulta que siendo fans ya de Eric Carle, el otro día encontramos unas Flash Cards  en La Central de Callao que aglutinan muchas de las cosas que ahora mismo le fascinan a Martín; los números, los animales y las ilustraciones de Eric Carle, así que no dudamos ni un sólo segundo, nos las trajimos a casa, y por supuesto el éxito fue totalmente rotundo.

Como podéis ver vienen en una caja preciosa con una presentación muy cuidada. Y como os decía las ilustraciones son maravillosas.

IMG_3341

Trae veinte cartas, diez de ellas con los números escritos en cifra y por detrás una ilustración, el 1 es la pequeña oruga glotona como no podía ser de otra manera.

Y las otras diez cartas traen los números escritos en inglés del uno al diez con las bolitas correspondientes a cada número y por detrás, de nuevo una ilustración.

IMG_3342

Esta parte se le viene grande a Martín que con sus casi dos años, por supuesto ni lee ni nada parecido.

Pero los números en cifra los reconoce del 1 al 9 y además le fascinan, aunque sólo en castellano y de momento quiero que sea así, poco a poco. Creo que no están editadas en castellano,pero creo que no pasa nada, el inglés se puede ir introduciendo poco a poco y alargar la vida útil de este maravilloso juguete. De hecho la edad recomendada es 3 años.

IMG_3287

Pero como véis, Martín con sus casi dos lo pasa pipa, los coloca en orden y les pone la ilustración correspondiente al lado.

IMG_3279

Buscamos un número en concreto.

IMG_3274

Los desordenamos y buscamos los animales.

IMG_3270

IMG_3272

Los volvemos a colocar.

IMG_3277

Y vuelta a empezar.

IMG_3269

La verdad es que ha sido una compra genial y muy amortizada, lo entretienen mucho rato y encima está aprendiendo, que es lo que nos gusta en Wonderlan, aprender las cosas mientras jugamos.

Como os decía creo que no existen en castellano, estas están editadas en San Francisco, por  Chronicle Books y nos costaron aproximadamente 12 €. En Amazon las tenéis por menos de 10€. Hay otras de animales y estas del Zoo que tienen muy buena pinta.

Espero que os gusten.

Almacenando vida

Hoy es el día de la donación de leche materna. No es que sea yo mucho que “los días de” pero creo que a veces son el punto de partida para llegar a la población y dar a conocer temas importantes, sobretodo, temas de salud, de cooperación… que de otra manera muchos sectores de la población nunca llegarían a conocer.

La donación de algún tejido vivo siempre supone donar vida, desde la sangre o cualquiera de sus componentes a los órganos todo es imprescindible. En el tema donación de órganos y sangre estamos bastante concienciados en este pais, pero no mucha gente conoce que otra cosa que es “donable” es la leche materna, y en esta asignatura suspendemos.

Hay muchos niños prematuros o enfermos que necesitan leche materna más que oxígeno, es el oro líquido que les ayudará a salir adelante.

Y hay madres que tienen tanta leche que a veces llegan a tirarla sin saber que pueden donarla y hacerles el mejor regalo a muchos niños que la necesitan.

En España este año se celebra este día por primera vez y yo espero que valga para que la gente conozca que existen los bancos de leche materna y que poco a poco todo el mundo sea consciente de que lo que sale de nuestras mamas es oro blanco.

lechehumana

Via Programa Ibero Americano de Bancos de Leite Humano

Espero también que sirva para que se construyan más bancos de leche en España, actualmente hay 7, sólo 7, es decir, hay 10 comunidades autónomas que no tienen, y dada la situación económica en la que nos encontramos dudo bastante que ningún gobierno regional vaya a financiarlo. Es posible entonces que sea el momento de buscar financiación externa.

Por ejemplo la Fundación Aladina ha financiado la ampliación del Banco de leche materna del Hospital 12 de Octubre de Madrid. Este banco da servicio a todas las Unidades de Neonatología de los hospitales públicos de Madrid para cubrir las necesidades nutricionales de todos los bebés prematuros o recién nacidos enfermos que no puedan ser amamantados por sus propias madres. Va a distribuir 2.000 litros de leche al año. 2.000 litros!! 

Por ese este día también tiene que animar a muchas madres a que hagan un pequeño esfuerzo y donen la leche que sus bebés no necesitan para hacer mucho bien a otros.

En la web de La Asociacón Española de Bancos de Leche Humana podéis encontrar información detallada sobre la donación y una lista de los Bancos de Leche Actuales en nuestro país.

 

 

PicnicSARIO

¿Cómo se puede celebrar tu aniversario de boda cuando eres madre de un “no parar” de 21 meses? Cena romántica… sería una opción, pero además de tener que buscar canguro, como era domingo, previsiblemente, a la hora de la cena estaríamos más cansados que un día cualqueira con jornada laboral doble… así que como tenía pendiente la idea de hacer un picnic que se me había ocurrido para el día del padre pero que finalmente no llevé a cabo me pareció una excelente idea para hacer partícipe a Martín de la celebración.

Dicho sea de paso, no es que seamos mucho de celebrar aniversarios amorosos, aunque suene a tópico preferimos celebrarlo cualquier día que se nos ocurra, además nuestra boda fue algo más bien legal que una celebración premeditada y pensada con meses de antelación.

Como no quería que me pasara como la vez anterior, eché mano de mi amiga Elena dos o tres semanas antes para que me ayudara a llevar a cabo la sorpresa y que no se me olvidara nada ni se me echara el tiempo encima. Así que una vez más La Gran Idea salvándome de las prisas y los agobios de última hora. Todo lo contrario, casi hasta me olvido de lo que se estaba preparando para ese día de lo tranquila que estaba, cuando dejas las cosas en manos de alguien en quien confias al 100% se nota.

Y este fue el resultado:

Una cesta tipo “Caperucita” preciosa en blanco, que contenía todo lo necesario para irnos de picnic de domigo al Retiro a celebrar que llevamos dos años siendo pareja ante los ojos del ESTADO ESPAÑOL.

cesta

El menú era muy sencillo, pero es que el Pan Tumaca en esta casa es como una religión.

Pan fresco, aceite, tomates, sal y jamón ibérico.

Mantel y servilletas y los detalles siempre acertados, curiosos y geniales de La Gran Idea.

IMG_3131

Un Rioja, agua, y refescos.

IMG_3127

Copas de cristal para el vino.

Y detalles varios que añadió La Gran Idea, además de estar todo etiquetado con nuestros nombres, la fecha y un bonito número 2.

IMG_3122

De postre unos cup cakes para chuparse los dedillos y no dejar ni una miga.

IMG_3137

Un décimo de lotería nacional porque el día de nuestra boda, mientras nos hacíamos un reporteja de fotos por las calles de Madrid, una lotera nos vendío un décimo, y desde entonces siempre nos lo compramos. Hace dos años nos tocó el reintegro, nunca más…

IMG_3138

Cesta de picnic  (1) Cesta de picnic  (3)

Via

Lo pasamos pipa los tres, pero Martín como el enano que es, disfrutó de lo lindo, y para nuestro asombro estuvo todo el rato comiendo tranquilo y por lo tanto la tranquilidad y el poder comer sin tener que perseguirlo una y otra vez añadió diversión, tranquilidad y confort; comimos, reimos y luego jugamos en el cesped e investigamos el palco de la música del Retiro.

IMG_3147

la foto(5) IMG_3184

IMG_3152

Hacía un día espectacular y el Retiro estaba lleno de gente comiendo, tomando el sol, paseando, evangelizando, encuestando, patinando, cantando, bailando…

Muchísimos estimulos para el inquieto de Martín, así que aunque nosotros hubiéramos dormido una siesta en el cesped como unos reyes, eso se convirtió en un imposible, M quería verlo y oirlo todo.

Así que recogimos y fuimos a darle un paseo en la sillita y después de un buen rato, el traqueteo de las ruedas pudo más que su curiosidad y cayó rendido…

Fue un domingo perfecto, con mis dos chicos de picnic, risas, un buen vino, un buen jamón, climatología estupenda… y los detalles cuidados sin olvidarse de uno por La Gran Idea.

Se me ocurrió a última hora que sería una buena ocasión para hacernos unas fotos de familia, así que contacté con Eva de Fotodetallepero siendo la época que es, llegué tarde, claro, lo haremos otro día antes de que Martín siga creciendo y nos arrepintamos de no tener casi fotos los tres juntos.

A ver que se me ocurre para el año que viene porque este hemos dejado el listón muy alto, aunque siempre podemos repetir, al menos ahora la cesta ya la tenemos y si os digo la verdad siempre quise tener una!!

Psicología de autobús

Hoy en el bus una cartera (me refiero a una mujer que trabaja para Correos repartiendo cartas) empezó a hacerle gracietas a Martín, que iba encantando con esta nueva aventura de coger el transporte público mucho más a menudo que cuando vivíamos en la zona residencial y acomodadamente alejada del centro.

El caso es que la buena mujer acabó contándome su vida mientras Martín conquistaba a otras dos señoras con sus pestañas. Dice que está al borde de una depresión porque dice, su hija adolescente de 13 años no le hace caso, está muy rebelde, se encierra en su habitación y no le cuenta nada.

Y ya me ven a mí, diciéndole tópicos muy muy típicos como “es una etapa”, ” se le pasará pronto”, “todos hemos pasado por esa época”.

De repente a la buena mujer se le encendió una bombilla como si nunca nadie le hubiera dicho tales típicos-tópicos y me dice:

– Pues la verdad es que claro que es una etapa, como todas, porque por ejemplo tú ahora mismo estás en una muy mala, no podrás hacer nada hasta que él no se quede dormido y luego no podrás dormir bien… Tienes toda la razón… Gracias.

Y sin casi despedirse se bajó con su carrito y con una sonrisa que brillaba más que el amarillo de su uniforme como si yo le hubiera dado la clave secreta para superar la adolescencia de su hija con éxito.

Claro que yo me quedé pensando dos cosas:

1. Si se va muy contenta es porque se ha acordado de lo mal que lo pasó cuando su hija era como Martín y la adolescencia comparada con los primeros años es moco de pavo ( y nunca mejor dicho). Cosa que me anima mogollón!! :)

2. Esto de la maternidad, es raro… muy raro… es cansado, es agotador, es sufrimiento e indecisión, y sin embargo, es lo mejor de la vida… y muchas veces no somos capaces de hablar de ello con quien tenemos al lado y se lo contamos a un desconocido en un autobús.

Y entonces me acordé de una viñeta de la genial Maitena que leí cuando no era madre todavía, y ahora me hace sonreir y pienso que la vida, como la maternidad, como la experiencia laboral, mejor tomársela con humor.

Maitena

Via www.maitena.com

Sueño

¡Tengo un sueño! (Y no es en plan Martin Luther King) creo que es con diferencia la frase que más ha salido de mis labios desde que nació Martín.

Si me llegan a contar lo mal que iba a llevar la falta de sueño pensaría que era un poco exagerado. Pues NO señoras y señores, padres recientes o con planes de serlo en poco tiempo, esto es como un saco pesado que se carga el día que llega el churumbel y que por el momento yo todavía no he soltado. Claro que mi amiga Cris es madre desde hace cuatro años y dice que sigue muerta de sueño, cosa que  no me anima en absoluto…

Fatal, hay días que estoy fatal, soy como la reina de los zombies. Creo que hasta mi manera de caminar ha cambiado desde que soy mamá, no es  por la modificación de mi suelo pélvico, que algo bueno tenía que tener la cesárea que me hicieron, mis musculitos perineales están bien, gracias, y en los pies no tengo ninguna malformación además de tenerlos un poquillo planos, lo de arrastrarlos es por el cansancio y el sueño acumulado en estos 20 meses, y 11 días…

Las neuronas trabajan a marchas forzadas y a pesar de ello la fluidez de los pensamientos brilla por su ausencia, hasta sufro de falta de vocabulario básico la mayor parte de los días…  Y ahora entiendo perfectamente a mi madre, a mi tía y a mi abuela cuando al querer nombrarme cantaban el Santoral familiar hasta dar con el nombre acertado, y eso que era la única niña…
¿Se han fijado que eso suele ser un fenómeno que se da preferentemente en mujeres? Me da que pensar…

-Jav, Jes, Car, Dav, EVAAAA, ¡a comer!…  Pues con mis 32 tiernos años ya me ocurre y llamo al padre por el nombre el hijo y al contrario…

Lo que les cuento es completamente verídico y real, yo no soy ni de lejos la misma que se quedó encinta en octubre de 2011… que tristeza, ¡por favor!

Y eso que M el pobre no duerme 12 horas del tirón pero tampoco me tiene en vela toda la noche, que la pobre de mi cuñada lleva 3 años sin dormir más de una o dos horas del tirón… ¡apunto del suicidio que estaría yo!
Pero mi querido angelito tiene épocas, épocas en las que por ejemplo las pesadillas hacen que aunque más dormido que despierto reclame MI (y sólo MI presencia, aunque haga sólo unos días que me nombra a diferencia de Papá) presencia y si no acudo el bucle es cada vez peor con la consecuencia de que se despierta del todo y aquí armamos un aquelarre en menos que canta el gallo, KIKIRIKI!!
Así que en esas épocas una servidora repta cual ser de sangre fría hasta la vera de la cuna de M y se apoya la frente en ella quedándose dormida antes que el infante en tan cómoda posición. Igual pasan 2 minutos, pero llego incluso a soñar, y al despertar porque me caigo salgo de puntillas para agazaparme de nuevo en mi habitación.

Y no sólo el crío tiene épocas, yo también las tengo, en las que creí que “me he acostumbrado” a tener menos horas de sueño, que mi cuerpo se puede adecuar. NO NO NO NO, yo NECESITO dormir, y más que cantidad, necesito sueño de calidad y tener un ciclo competo de sueño…
El café pasa a ser artículo de primera necesidad y llega un momento que ni aunque te bebas toda la cafetera puedes pensar con claridad.

Y lo del cuento de: “tienes que dormir cuando él duerma” no vale ni el postparto ni después… sino a ver cuando íbamos a hacer algo… como por ejemplo escribir este post… pero saben que les digo, que aquí se acaba por hoy, porque como no, ¡TENGO SUEÑO!