La vida en fotos

Siempre he sido la amiga que no se olvida la cámara, la pesada que saca 200 fotos, la que se gastaba la paga cuando no existía la fotografía digital en revelar los carretes de 36 fotografías. Mi mejor regalo de comunión fue mi primera cámara, regalo de mis nopadrinos (porque son los de mi hermano pero siempre me los he agenciado), que costaba el pastizal de 15.000 ptas y que cuidé como oro en paño durante casi toda mi niñez y parte de la primera adolescencia.

Antes de nacer Martín cambiamos de cámara a una mejor y me hice un curso de fotografía, soy la loca de las fotos, me parecen una manera maravillosa de recordar momentos de una manera mucho más vívida y personal.

Soy la loca de las fotos que apenas sale en las fotos, y desde que soy mamá menos aún, nunca me ha importado suficiente pero realmente quiero que Martín pueda recordarme como soy ahora (aunque a mí me horrorice ver como me hago mayor), así que he decidido que de vez en cuando voy a recurrir a los profesionales para salir todos en las fotos, para tener unos recuerdos bonitos y duraderos.

Porque además está claro que no depende sólo de tener una buena cámara, depende en gran medida de quien está detrás, y tener además unas buenas fotos como recuerdo es lo más de lo más. Las redes sociales me han hecho conocer trabajos de fotografía infantil realmente preciosos.

Martin-250B1

Hace tiempo que conocí a Eva Gascon de Fotodetalle en Instagram, y enseguida me conquistaron sus fotos, además de caerme bien de forma personal.

Martin-242B2

Llevaba tiempo deseando encontrar un hueco para que nos hiciera una sesión, y por fin, a principios de otoño pudimos cuadrarlo, con el miedo de que no hiciera un buen día, pero nada más lejos de la realidad gracias al estupendo veroño que tuvimos el año pasado.

El lugar, El Retiro, a mí me encanta y Eva lo conoce al dedillo, y yo sabía que Martín lo iba a disfrutar de verdad.

Martin-258

Fue una mañana estupenda, no sólo porque las fotos quedaron espectaculares, sino porque Eva sabe estar ahí, tanto animando para una foto dinámica como de repente en la sombra como si estuviéramos solos y de ese modo, nosotros que ninguno somos de posar demasiado, hasta nos relajamos y salimos medianamente bien.

Martin-202B1

Las fotos, una pasada de bonitas y un bonito recuerdo para Martín, uno de esos para toda la vida, os dejo una pequeña muestra de ellas…

En la lista de deseos para mi próximo embarazo queda una sesión del parto con Eva, que ha traído al mundo un nuevo proyecto de fotografía en el que se centra en los vínculos y que no puede gustarme más.

Martin-139B

Gracias Eva por la mañana especial que nos hiciste pasar y por estar ahí para inmortalizar un pedacito de nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *