Archivo de la etiqueta: bordado

Ni rosa ni azul

Álvaro nació en julio, es el sobrino de mi compañera de trabajo y he tardado más de lo que hubiera querido en hacerle este babero, pero es que a mi las 24 horas del día no me alcanzan a nada desde que tengo a Martín.

IMG_4222

El caso es que “más vale tarde que nunca” y POR FIN lo he terminado, no sin la imprescindible ayuda de Nataliya que cosió a máquina todo el bies con ese motivo tan sensacional, no me atreví a coserlo yo porque puse tela de toalla, que es bastante gordita para que el babero sea útil además de bonito y mis conocimientos y destrezas con la máquina de coser en temas compliados son muy deficientes todavía.

IMG_4227

Cuando pregunté si querían un estilo clásico Eva me dijo: “Mi cuñado no es nada clásico” así que aproveché esas palabras para dejar el estilo “bebecursiaunquenoporesomenosbonito” para otras ocasiones en las que los progenitores sean más pomposos y le enseñé esta tela de circo que a mi, personalmente me tiene enamorada!

La compré hace meses en un Mercado de Motores a  las chicas de La Retalera.

IMG_4229

Cuando me fuí a comprar el hilo para bordar me di cuenta de que el color que le venía bien era un morado, ¿morado para un niño? ¿por qué no?

Arriesgué y sólo espero que el resultado le guste a sus papis, y a la tía, que es la que regala tanto como a mi.

Y a vosotros ¿os gusta?

 

Una canastilla para Mario

El nacimiento de un bebé siempre trae alegría, si es de la familia mucha más y si es el hijo de una de tus mejores amigas es, como si fuera de la familia…

Conocí a Rebeca hace muchos años, no los pienso contar, pero para que os hagáis a la idea era el primer día de curso de 3º de EGB: sí, yo fui a EGB, así que echad cuentas y alucinad.

Desde entonces somos amigas y eso que posiblemente llevemos más años alejadas que viviendo en un mismo lugar, pero es que es verdad eso de que las amigas de verdad son para siempre. IMG_3508

Cuando me dijo que estaba embarazada grité literalmente de alegría y el día que Mario llegó al mundo hubiera hecho casi cualquier cosa por cruzarme la península y darles un abrazo, pero a veces las cosas se tuercen y no siempre se puede estar donde uno quiere estar.

IMG_3518

Llegó un poco antes de lo esperado y me pilló con su body a medio bordar, así que tuve que poner el turbo y terminarlo a todo correr pensando que podría verlos antes. Bordé todo el nombre con punto francés y lo uní al body con un festón que aunque parece de hilo blanco es un azul celeste muy clarito y natural.

IMG_3521

Al final las cosas se han ido torciendo y he claudicado a enviárselo por correo antes de que se le quede pequeño…

IMG_3509
Con una caja de fruta de tamaño pequeño, hice la base de la canastilla, la pinté con Chalk Paint Annie Sloan y le puse también su nombre en blanco y la lijé un poco para darle un toque más vintage… le di una capa de cera clara y voilá, a mí me encantó el resultado final.

IMG_3527

Metí unas cuantas cosas más incluida una M de madera, ya que me chiflan las letras para decorar habitaciones y lo envolví con mucho cuidado y mucho corazón para meterlo en una caja camino a Galicia esperando que a sus padres les guste aunque sólo sea la mitad de lo que a mí me ha gustado prepararlo.

IMG_3534

Tardaremos aun unos cuantos días en conocer al pequeño Mario, pero seguro seguro que va a ser muy especial.

¿Os gusta mi regalo?

Esparcimiento maternal

Leyendo el post de mi compañera de profesión El gallinero de Miss Marple me viene al pelo contaros lo que venía a contaros.

Esparcimiento.

Nuestra mente necesita esparcimiento.

El otro día también leí en un artículo que me enviaba mi amiga Elena (que está preocupada por mis idas de olla antes impensables en mi ser prematernal) que el cerebro de las mujeres embarazadas disminuye de tamaño durante esa época tan revolucionaria en hormonas y kilos de nuestra vida, lo que puede explicar el despiste que tienen algunas mujeres en situación de buena esperanza, pero que el tamaño se recupera a los 6 meses del alumbramiento y no sólo eso, sino que nos volvemos más creativas y con muchísimas más capacidades.

En mi caso, yo no me noté más despistada durante el embarazo, si cabe podría ser que más pasota lo que me convirtió en más feliz en muchos aspectos de la vida, y por el contrario, después del parto cada vez tengo más despistes, pero cada día que va pasando me doy cuenta de que no es por eso que todas hemos dicho de que “he perdido neuronas en el parto” sino todo lo contrario, que las que tengo pluriempleadas y trabajando más que nunca.

Si no fuera poco con el shock socio/personal/familiar/laboral que supone la llegada de un bebé a nuestras vidas, el parto trae consigo una serie de intereses que antes no sabías ni que existían y si lo sabías te daban igual no, menos que igual.

Muchos blogs de madres empiezan contándote que al nacer sus hijos sintieron tal o cual impulso por escribir, pintar, bordar, coser, fotografiar…
Lo que me lleva a pensar que lo que leí el otro día es totalmente cierto, porque si no lo contrario sería masoquismo, justo cuando menos tiempo tenemos más necesitamos sacar para nuestro ocio y nuestro esparcimiento personal.

Para mí, desde que Martín tenía aproximadamente 9 meses y hasta ahora, dos años después de que naciera, es necesario tener un rato para mí, para descubrir algo nuevo y airearme de mi casa, de mi maternidad y conectar con mis emociones ya sea mediante un hilo y una aguja, pintando cajas de fruta con chalkpaint o escribir un post, y sobretodo, sea lo que sea, que sea en soledad.

Es sano y reparador y es nutrirnos para nutrir.
No se puede enseñar a alguien a ser creativo, independiente, crítico y observador si nosotras no nos damos la oportunidad de serlo. Y los niños pueden quedarse con sus padres, con las abuelas o con la vecina si es de tu confianza mientras tu sacas pecho y te oxigenas a base de bien para seguir adelante y ser la mejor madre, una con hobbies, con inquietudes y con interés por algo más que no sea la pura maternidad.

Y que nadie os haga sentir culpables, ni con caras de perro abandonado como dice Miss Marple, ni con comentarios machistas venidos de mujeres que por desgracia vivieron en una época donde esto no estaba nada bien visto.

Tú y tu pareja necesitáis momentos de soledad, de intimidad y de disfrute exclusivamente personal.

Al hilo de esto, os cuento que ayer fui a un curso de bordado tipográfico de Yolanda Andrés y lo pasé requetebién, además de aprender mucho, que también cuenta, disfruté y crecí un poquito más para mi.

image(29)
Además tuvimos la suerte de que viniera a visitarnos el gran José María Passalacqua, y nos hiciera esta obra de arte para que la podamos bordar nuestro nombre con esa caligrafía maravillosa.

image(28)

Y me volví más feliz que unas castañuelas a mi casa donde me esperaba mi retoño que corrió a la velocidad de la luz al oír la llave en la puerta y mi querido esposo que se había quedado ejerciendo de iPapa el día de su cumpleaños después de que Martín y yo le hubiéramos cantado en “Cumpleaños feliz” alrededor de 300 veces.

image(30)

Así que, amigas, buscad vuestra pasión, aprovechad el creativo momento postparto para encontrar el camino a vuestro crecimiento personal y en soledad.